Business Continuity Management Forum Argentina

BCM – Business Continuity Management o en español GCN – Gestión de Continuidad de Negocio, es un proceso integral de gestión que identifica los posibles impactos que amenazan a una organización y ofrece un marco para proporcionar robustez y disponer de una respuesta efectiva que salvaguarde los intereses de los principales proveedores, clientes y demás partes interesadas, la reputación, la marca y las actividades creadoras de valor.

 

El BCM aspira a mejorar la capacidad de recuperación de una organización. Al identificar por adelantado los posibles impactos de una amplia gama de incidencias que trastornarían de forma súbita el éxito de la organización, establece prioridades para los esfuerzos de los especialistas en implantar robustez en sus respectivas áreas de especialización, como seguridad, instalaciones y tecnologías de la información.

Business Continuity Management Forum Argentina

Mecanismo de Fortaleza y Robustez

Centrado particularmente en desarrollar la capacidad de recuperación comprensiva de toda la organización, el BCM indicado permite sobrevivir a una eventual pérdida total o parcial de su capacidad operativa, soportando pérdidas significativas de recursos, como personal o maquinaria.

Capacidad de Resistencia

La capacidad de resistencia del BCM de una organización depende de su equipo de gestión y su personal, su tecnología y su diversificación geográfica, por lo que se debe desarrollar esta capacidad de recuperación en todos los niveles de la organización.

¿Cómo beneficia el Business Continuity Management a
mi organización?

El objetivo principal del BCM es asegurar que la organización tiene una respuesta para los trastornos importantes que pondrían en riesgo su supervivencia. Esto de por sí es suficientemente valioso, pero además incorporar el BCM en la gestión diaria puede aportar otras ventajas.

 

Ya sea por sus estatutos o por ley, algunas organizaciones tienen que incorporar el BCM o, de forma más genérica, la “gestión de riesgos”, como parte de sus obligaciones de buen gobierno corporativo. Un plan apropiado de BCM cumplirá con las obligaciones específicas y además constituirá una respuesta tanto a posibles incidentes específicos como a la creación de una “conciencia de riesgos” para la organización en su conjunto. No obstante la motivación principal para instaurar el BCM no debe centrarse en las cuestiones de buen gobierno u obligaciones legales, sino que su puesta en marcha agrega valor a una organización y a los productos y servicios que ofrece.

 

Las empresas que venden a otras empresas han recurrido al BCM como una ventaja competitiva para lograr nuevos clientes y mejorar sus márgenes al incorporarla a su política de atención al cliente. Un repaso exhaustivo de las actividades a través de los ejercicios de Evaluación y Planificación de Impacto al Negocio (BIA) puede poner en relieve las ineficiencias y destacar prioridades que de otra forma no hubieran nunca salido a la luz.

 

Las empresas que ofrecen productos o servicios saben que conservar a un cliente mediante un servicio más confiable es más barato que tratar de recuperar a los “desertores” después de una interrupción del negocio.

 

El BCM aspira a mejorar la capacidad de recuperación de una organización. Al identificar por adelantado los posibles impactos de una amplia gama de incidencias que trastornarían de forma súbita el éxito de la organización, establece prioridades para los esfuerzos de los especialistas en implantar robustez en sus respectivas áreas de especialización, como seguridad, instalaciones y tecnologías de la información.